5G

Es rápido, es nuevo, es complicado, para la mayoría es el futuro, para unos pocos ya está acá. Es algo por lo que las potencias se pelean, por lo que los fanáticos del streaming desesperan y de lo que grandes empresas dependen para ser mucho más. Es el famoso 5 G… ¿qué es el famoso 5 G?

Nadie sabe muy bien, pero la promesa es que vamos a hacer lo que hacemos hoy, mucho más rápido. Y aunque obviamente es muuuy importante que tu serie preferida de Netflix se cargue en un pestañeo, los dueños de los Netflix del mundo piensan más en cosas como Inteligencia Artificial, vehículos no tripulados y líneas de producción enteras manejadas por un robot, que va a dar sus órdenes a la velocidad de la luz.

Pero vamos a tomaros un segundo para viajar hacia atrás y entender cómo llegamos hasta acá.

22. Los minutos que tarda en bajar una película en HD con 4 G.
32. Los segundos que tarda en bajar una película en HD con 5 G.
4.100. Los millones de objetos que serán parte del Internet de las cosas para el 2024.
22. Los millones de puestos de trabajo que agregará el 5 G para el 2035.
0,6. Los milisegundos que demorará descargar una playlist completa de Spotify.
1. Los millones de dispositivos por kilómetro cuadrado que puede gestionar una red 5 G, contra los 10.000 de una 4 G.

¿Por qué 5? ¿Por qué G? 
5 G significa Quinta Generación, y sirve para definir el estado de evolución de la tecnología móvil. Lo que quiere decir que hubo otras 4.

1 G: Es el primer celular de todos, el de los 80, llamadas y listo. Mejor conocido como «Ladrillo».

2 G. Apareció en el 91, y es el primero que, además de llamadas, permitió mandar mensajes de texto.

3 G. Llegamos al año 2001, y con esta tecnología empezamos a mandar mails, navegar y ver videos en el cel.

4 G. Estamos en el 2009, y desde ahora se trata, básicamente, de velocidad. Esta tecnología mejora la calidad y velocidad de la transmisión de datos.

La puerta que se abre (con 4 G, pero mucho más con 5 G) es la del mundo de cosas que nuestras máquinas pueden hacer si la información viaja lo suficientemente rápido. Como contar con la capacidad de reacción suficiente para que un vehículo no tripulado doble a tiempo.

Me gusta, llevo dos.
Paciencia. Resulta que la tecnología está, pero todavía es demasiado compleja y cara para producir a gran escala.

Para no hablar en chino básico: el 5 G permite transmitir muchas más frecuencias de información, lo que equivale a más datos, más rápido: hasta 10 veces más rápido que hoy. Pero esas «olas» de datos se cortan a una distancia máxima de 500 metros, lo que implica: 1) que es de difícil implementación en zonas rurales; 2) que es ideal para zonas urbanas, con routers; 3) que aunque va muy bien para celulares, los edificios, personas y árboles interrumpen la señal más que con 4 G; 4) que, en cualquier caso, van a hacer falta muchas antenas que repitan la señal.

Por todo eso, aunque el conocimiento está, sigue siendo demasiado caro reproducir esa tecnología a gran escala: Verizon, AT&T Y Samsung anunciaron que hicieron las primeras pruebas exitosas. Pero son Corea del Sur y China (con el apoyo y la plata del Estado chino) los que llevan la delantera y esperan asombrar a todos en algún momento de 2020. Se supone que la tecnología va a estar al alcance del público grande algunos años después (¿2025?)

¿Y es para tanto de verdad?
Dicen que sí. Lo primero que va a pasar es que, aunque no tengas 5 G, todo lo que estés haciendo ahora mismo va a ir mejor, porque los usuarios con 5 G van a liberar espacio para las redes 4 G.

Trabajar desde casa va a tener mucho más sentido, por la inmediatez de la conectividad: una tele conferencia será como estar cara a cara, o una cirugía a distancia va a ser posible. Pero la parte más interesante de eso es la Realidad Aumentada, la tecnología para agregar datos virtuales sobre un objeto real (como cuando aparecía el holograma de la princesa Leia), va a permitir visualizar y resolver situaciones sin estar presente, como el hospital futurista que se está probando en Corea del Sur.

Pero la vedette de la tecnología 5 G es el «internet de las cosas». No tanto nosotros conectados a Internet, sino la conexión de cosas y máquinas, con la capacidad y velocidad suficientes para hacer con ellas casi cualquier cosa: operar a distancia, autos no tripulados, adquisición y almacenamiento de datos (lo que ya pasa con el uso de la computadora y el cel), la gestión de plantas de producción, transporte inteligente, la automatización del trabajo en minas, geolocalización de todo.

Y como todo eso va a ser nuevo, lo más probable es que se aprenda y se creen nuevas cosas en el camino.

Decime paranoico, pero me suena a esa película, «Yo, robot».
Hay una buena cantidad de dudas sobre los desafíos que el 5 G va a agregar. El reemplazo de la mano de obra humana ya es un hecho, pero el principal temor son los ciber ataques, que ahora tendrán más y mejores herramientas para hacer de las suyas.

El hecho de que el Estado chino esté detrás de las principales inversiones en 5 G y de la marca de celulares Huawei, preocupa un poco, y por eso EE.UU. prohibió a sus líderes en tecnología (Google, Apple) comercializar con Huawei y otras empresas chinas.

Además de la pelea geopolítica: el que consiga desarrollar la red 5 G primero (y China lleva la delantera) va a tener ventaja en todas las demás áreas.