Texto

POR UN FÚTBOL FEMINISTA

Macarena Sánchez juega a la pelota más o menos igual que el resto, y como el resto -de los hombres- le gustaría cobrar. Entonces se organiza y patea puertas más fuerte que a una pelota, y decide que si hay un partido que no va a perder, es éste. Y así llega a la AFA, y les dice que llegó la hora de ser profesional.